SINCERIDAD

  • Sed siempre sinceros en vuestras palabras; nunca digáis mentiras; pues, además de ofender a Dios, perderíais la estimación de vuestrossuperiores y (BAC. 679).
  • Os recomiendo que seáis sinceros con vuestros superiores, no ocultándoles nunca vuestras faltas con disimulo, y aún menos negando haberlas cometido. (BAC. 671).
  • Decid siempre con franqueza la verdad, porque la falsedad os hace hijos del demonio, príncipe de la mentira, y os hará perder el honor y la reputación cuando vuestros superiores y compañeros lleguen a descubrir la verdad. (BAC. 671).
  • Por el fruto se conocerá, si hacéis buenas confesiones. (X, 21).

 

    Ir a la barra de herramientas