VOCACIÓN

  • Quien se decide a servir al Señor, no ha de caminar siempre sobre rosas, sino que encontrará cardos y espinas. (BAC. 594).
  • Para ayudar a las vocaciones gastad todo lo que tengáis, y si fuere necesario pedid limosna, y la Sma. Vírgen vendrá en vuestro auxilio prodigiosamente. (XV, 659).
  • Felices los que se dan a Dios desde el tiempo de la juventud. (XVIII, 864).
  • Por falta de medios no se deje de recibir a un joven que da esperanzas de tener vocación. (V, 397).
  • Dios llamó a la pobre Congregación Salesiana para promover las vocaciones eclesiásticas entre la juventud pobre y de mediana condición. (XVII, 261).
  • En la vida religiosa no sólo encontrarás la paz, la salvación del alma, la felicidad espiritual, sino también los bienes temporales que en el mundo no habrás encontrado. (BAC. 591).
  • Si nosotros nos preocupamos de las vocaciones, la Divina Providencia pensará en nosotros. (XV, 249).
Ir a la barra de herramientas