«Desde este día, mis mejores amigos serán Jesús y María».
Santo Domingo Savio.