¿Quién es Ceferino?

por | Jun 9, 2020 | Blog, Ceferino Namuncurá | 0 Comentarios

Nació en Chimpay un 26 de agosto de 1886 , hijo de Don Manuel Namuncurá y de doña Rosario Burgos. A los 2 años fue bautizado un 24 de diciembre por el misionero Domingo Milanesio.

A los 11 años pidió a su padre que lo llevara a estudiar, para servir a su gente, a su raza. Fue al colegio militar de la Nación,  allí no se sintió en su lugar y pidió a su padre el cambio de colegio, por diligencia del Presidente de la Nación Dr. Luis Sáenz Peña , fue al colegio salesiano Pio IX, Almagro Buenos Aires. Recibió su primera comunión en el año 1898. En 1903 se traslada a Viedma por motivos de salud , donde comparte con el hoy Beato Don Zatti su recuperación de la salud,  bajo los cuidados del Padre Evasio Garrone fundador del hospital San José, el primero de la Patagonia. 

En 1904 viaja a Roma con Mons. Juan Cagliero, donde es recibido por el Papa Pío IX . Continúa sus estudios en el colegio Salesiano de Frascatti. El médico personal del Papa será quien cuida de su salud. Internado en el Hospital “Fatte bene fratelli” celebra su Pascua el 11 de mayo de 1905. Dejando un claro testimonio de fe, y amor a Dios y a los hermanos.

¿Qué dicen de CEFERINO?

Un primo de Ceferino secretario del cacique dice:

 Ceferino lagrimeaba al ver la miseria de sus hermanos de raza , mal alimentados, mal vestidos…”

“ Ceferino sonreía con los ojos, y decían la verdad. La sonrisa que brilla en sus ojos, expresaba el candor de su corazón”

Carta de Ceferino a su papá. 

21 de Abril 1905:

Mi amadísimo Papá: Recibí tu paternal y respetable carta última,  fechada el 11 de marzo. Me causó un inmenso júbilo y alegría al saber que todos están bien de salud gracias a Dios todopoderoso. 

Debo comunicarle también mi grande complacencia por la sublimidad de sus pensamientos,  altos, nobles y verdaderos.

Agradéscole su grande resignación de sacrificar años en no vernos. En cuanto a mis estudios resulta muy bien, pero la salud me lo impidió continuar. Hace un mes empecé una cura seria para sanarme del todo. El doctor que me asiste es uno bueno y muy distinguido porque es el doctor del Papa, el sumo pontífice. Se llama Lapponi. Me hace dos visitas al día. De aquí a dos semanas me voy del hospital y voy a otro hospital cerca del mar. A mi me hace muy bien el aire de mar.

Cuando esté mejor me prepararé para volver a Buenos Aires y de allí a Viedma. En otras cartas le daré noticias mas claras. Monseñor Cagliero agradece sus amigables saludos y os manda los suyos con la Bendición Apostólica. Saludos y recuerdos a todos. Mil besos y abrazos. Querido papá os pido su paternal Bendición y créame su afectísimo hijo que desea abrazarnos.

Ir a la barra de herramientas