“Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden” lo rezamos todos los días, pero cuando nos han hecho mucho daño… ¿Es posible perdonar?